Páginas

Hasta que no le des estas 5 cosas, tu hombre no se enamorará COMPLETAMENTE de ti


Los hombres necesitan de espacio en la misma forma que necesitan oxígeno para respirar. Las mujeres tienen una gran dificultad entendiendo este concepto; ellas creen que los hombres necesitan ese espacio para alejarse de ellas, y no saben qué es lo opuesto. Los hombres necesitan de ese espacio para pensar, elaborar, procesar, analizar, encontrarse a sí mismos y absorber lo que sienten por esa mujer con quien comparten su vida. El espacio no significa que necesitan ir a encontrarse con otra mujer. Dale el espacio, confía, no lo sofoques y déjalo que piense.


 
2. Afecto
Son hombres, pero necesitan tanto como las mujeres del afecto físico. Necesita de tus besos, tus caricias, tus abrazos, tus gestos de amor y tu cercanía. Debajo de esa caparazón de masculinidad y fortaleza, ellos son tan humanos como tú y todos los demás, y necesitan que les demuestres amor con el contacto físico.

3. Respeto
El respeto no se demuestra solamente usando expresiones como por favor y gracias. Tú como mujer puedes demostrar respeto por tu hombre al apreciar el esfuerzo que pone cada día en trabajar, en tratar de progresar, en hacerse tiempo para ti luego de haber pasado duramente todo un día trabajando. El respeto es indispensable en toda relación, pero las mujeres a veces no entendemos el aprecio por lo que los hombres hacen por nosotras es también una forma de mostrar respeto (quizá la más importante).

Nosotras nos sentimos amadas cuando nuestro esposo nos envía un texto inesperado y nos dice que nos ama, o cuando se acuerda del alguna fecha especial y nos sorprende con una tarjeta. Las mujeres nos sentimos amadas cuando la parte emocional siente una conexión con el hombre a quien amamos. Los hombres sienten lo mismo cuando se conectan emocional y físicamente con la mujer que aman. Embárcate en disfrutar de la intimidad con tu esposo y verás cómo las cosas van sobre rieles.

5. Conexión con los hijos
Las mujeres, por lo general, somos quienes nos encargamos de los pequeños, y sin querer, muchas veces creamos un abismo entre nuestros maridos y nuestros hijos. Lo peor es que luego reclamamos que no nos ayudan.

No le niegues a tu esposo la oportunidad de ser padre y de sentir esa unión con sus hijos. Los hombres por lo general no insisten, si tú no les das el lugar para que hagan algo, van a tratar un par de veces y luego simplemente lo aceptarán (sin que los haga felices). No te equivoques, si tú necesitas algo, como regla general, lo más probable es que él también lo necesite.